lunes, 6 de enero de 2014

¿Te unes a la cadena de favores?




La solidaridad es uno de los valores humanos por excelencia, nos sentimos solidarios cuando puntualmente ayudamos al prógimo, cuando ayudamos a una anciana a cruzar un paso de peatones, cuando aportamos alimentos  y ropa a una ONG o cuando donamos una pequeña aportación económica a alguna fundación, con esas pequeñas cosas es como si por un momento, nos sintiéramos  súper purificados, las mejores personas del mundo. 

Pero, ¿creéis que nuestra sociedad es solidaria? ¿o más bien individualista? Creéis que culturalmente la sociedad está preparada para ser solidaria?. Actualmente nuestro país está posicionado como el 15º país más solidario del mundo, el ranking lo encabeza Noruega. Hemos mejorado en los últimos años, pero todavía nos queda mucho camino cultural por mejorar.

Me encantaría compartir un video con vosotros, que me fascina, estoy segura que muchos de vosotros lo conocéis, tanto para los que lo hayáis visto como para los que no, estoy convencida que os hará reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos.







También comparto con vosotros algunos ejemplos de solidaridad, donde los voluntarios dan su vida o parte de su tiempo por y para una causa:




En Acnur protegen a los refugiados en cualquier lugar del mundo.





Unicef protegen los derechos de la infancia.







The Ladybug Fundation se trata de una fundación creada por una niña Canadiense llamada Hannah, 




esta fundación la creo con tan solo 8 años de edad. La fundación da apoyo a los esfuerzos de Hannah, para difundir la concienciación y recopilar fondos para ayudar a los que operan las organizaciones de caridad que proporcionan alimentos, refugio y otras necesidades de las personas sin hogar en Canadá, sin juzgarlos, para que vuelvan a encontrar su dignidad, su seguridad y refugio.



Podría poner más ejemplos, porque afortunadamente existen organizaciones e iniciativas personales que      han elegido un estilo de vida propio donde la solidaridad es su primer punto de partida.

Pero a veces, no hace falta dinero, ni dejar tu vida por completo por una causa, a veces sólo hace falta compartir un poquito de tu tiempo e imaginación. 

Ahora que estamos iniciando un nuevo año y buscamos nuevos propósitos, como dejar de fumar e ir al gym.  ¿Porque no buscar un nuevo propósito solidario?. 

Por pequeño que te parezca, será tu granito de arena que contagiará al mundo con una fantástica Cadena de favores.